Buscar este blog

viernes, 1 de abril de 2011

27º ANIVERSARIO

Hola a todos,


Despues de casi un año vuelvo a "desempolvar" este blog con la ilusión de pensar que a alguien, quizá le pueda interesar la histora de una persona que junto con su familia, un buen día decidió comenzar una aventura diferente. No era una aventura plagada de peligros al estilo de las grandes epopeyas históricas, pero si tenía su parte épica y romántica. En definitiva, se trataba de comenzar una nueva vida, laboral y personal, que despues de todos estos años de recorrido, se nos antoja como poco, definirla como muy sacrificada.


Tengo muchos defectos reconocidos y muchos más de los que no debo ser consciente, pero uno de los primeros es que soy muy extenso, y eso es problemático a la hora de enfrentarse a una hoja en blanco o a la pantalla de un procesador de textos. Por esto mismo, he pensado que se trata de la excusa perfecta para todas las semanas, añadir una nueva entrada que relate el anecdotario, vivencias y sensaciones de estos 27 años de trabajo en este mundo.


Todo empezó hace hoy 27 años, en un bar de Zaragoza frente a la plaza de toros de la Misericordia. Su nombre, "La Taurina". Regentado por aquel entonces por el buen torero y mejor persona, D. Fernando Moreno, que en paz descanse, tristemente fallecido junto a su esposa, hace unos años, en un fatal accidente de tráfico. D.E.P.


Daniel Roqueta era un padre de familia que, muy aficionado a los toros, tanto es así que se recorrió varias veces a pie toda la piel de toro que es nuestra querida España en sus años de mozo, sin otro cosa que lo puesto y un trozo de tela que hacía las veces de muleta y manta, había trabajado en la mayoría de gremios que uno se pueda imaginar. Todo por alcanzar un sueño...


Pues bien, como andaba diciendo, Daniel trabajaba junto a su esposa (Pese a que son mis padres me referiré a ellos por sus nombres) confeccionando trajes para el ejercito, la policia nacional, la guardía civil, y cualquier cliente que necesitase una prenda a medida.

Por aquel entonces la sastrería a medida sufrió un serio revés. Cerraron muchos talleres en Zaragoza y toda España, y una gran empresa a nivel nacional se hizo con la contratación de todas las prendas para el ejercito y los funcionarios y fuerzas del orden público. Todo ello de confección.


Fue por aquel entonces cuando el bueno de Fernando animó a Daniel a hacer capotes, arreglar trajes y realizar trabajos para la gente del toreo.

Fueron años muy duros y no pretendo criticar a nadie ni hoy, ni en lo sucesivo. Creo que es una buena filosofía de vida el quedarse con las cosas positivas que siempre las hay, y en ese sentido haré referencia a aquellas personas que fueron importantes para nosotros y con las que hoy conservamos una buena amistad y por las que sentimos un gran respeto.


Por hoy seré breve e iré terminando, ya que la idea de escribir esto no ha sido en absoluto premeditada, sino fruto de la avalancha de felicitaciones recibidas en facebook.

Cuando creamos nuestro perfil corporativo, pusimos la fecha del 01 de Abril de 1984 porque, cosas de la vida, esa fecha se quedó grabada en la cabeza de Daniel como el día en que decidió emprender este viaje.

Al no tratarse del aniversario de ninguno de los miembros de la familia que formamos esta pequeña empresa, hemos comenzado el día como otro viernes cualquiera. Repasando los trabajos pendientes y planificando la semana próxima en detalle y todo el mes de forma genérica.

Pero he aquí que al entrar en Facebook, nos hemos llevado una sorpresa mayúscula al ver la cantidad de mensajes y felicitaciones recibidos, lo que me ha envalentonado y convencido de que sería bonito registrar por escrito la aventura de Daniel y su mujer que, junto con sus hijos y en forma de metáfora, se lanzaron a cruzar el desierto con medio bocadillo y un botijo de agua...


Pero el resto de la historía lo hiré desgranando poco a poco en próximas entradas.


Sin más, desearos a todos que paséis un buen fin de semana y hasta pronto.


Vuestro amigo,

Alfredo Roqueta